El Inglés desde la primera infancia Mayor desarrollo cognitivo. Mejor capacidad de comunicación. La mente se vuelve más flexible y creativa. Mejoran las habilidades de resolución de problemas. Mejor concentración y atención selectiva. Rapidez mental.